Agridulce

Gervasio y los compañeros.
Foto realizada por un francotirador anónimo con la cámara de Paco Sánchez

Hoy ha sido un día duro. Una jornada de alegrías, por la entrega del Premio Julio Anguita a Gervasio Sánchez, pero también de recuerdos tristes al hacer ya 8 años que perdimos a Julio. Una fecha que he comenzado escuchando las sinceras, honestas, comprometidas y sencillas palabras de Gerva sobre el periodismo y la sociedad en la que nos ha tocado vivir en una emocionante rueda de prensa. Unas reflexiones que todos deberíamos escuchar y que Rafa Madero está intentando conseguir y colgar en Youtube.

Luego el día ha seguido con una jornada agotadora de trabajo que me ha impedido ir a la entrega del premio, pero que gracias a las fotos de Paco Sanchez al menos he podido ver. Aquí tenéis a algunos compañeros que no han dejado pasar la oportunidad de recordar este día con esta instantánea. Pero otra vez el día se ha torcido, cuando hace unos minutos, antes de salir del trabajo repasando el diario de mañana, veía con preocupación como las tropas del loco Gadafi han capturado al fotógrafo español Manuel Varela de Seijas Bravo. Manu Brabo, como es conocido en el mundillo, trabaja como freelance para la agencia EPA y desapareció el pasado martes tras quedar atrapado en posiciones gadafistas. Esperemos que pronto sea liberado y que para variar dejen en paz a los mensajeros.
En los enlaces podéis ver su trabajo en su blog y su web.

 

Manu Brabo en un descanso durante el trabajo hace unos días en Libia. Foto Diego Ibarra/Efe

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ladis, centenario de un fotoperiodista

José Widen, pionero de la fotografía cordobesa.