La hermana pobre

Por segunda vez anuncio que parece que al final va haber Bienal de Fotografía. Y todo gracias a que hemos pasado el corte del 2016 y en vez de suspenderse sólo se traslada de noviembre de 2010 a enero de 2011, que si no, creo que no les hubiera temblado el pulso y con la excusa de la crisis la hubieran liquidado. Aunque la verdad, para que continúe en esta lenta agonía y decadencia de más de quince años, quizás hubiera sido mejor dejar morir al paciente hace tiempo.

Y es que la fotografía en nuestra ciudad ha pasado a ser de la gran envidiada por tod@s en los 80 y principios de los 90 a ser la hermana pobre del siglo XXI. Y todo se lo debemos a nuestros políticos. Políticos como los del PP y el exalcalde Rafael Merino que se cargó la fotografía en los 90 por oler, según él, a comunista. Bueno la verdad que no se podía esperar otra cosa de a quien nunca le ha interesado la cultura.

Luego vinieron los años del Rosismo y el Potro murió porque se le dio al Flamenco, por cierto 10 años después aún están a la espera de dotar a la Posada de contenidos. Por lo menos la Bienal renació de la mano de Angelina Costa, aunque con un presupuesto muy pobre. Tras años de incertidumbre porque de cada dos bienales una caía en año electoral y al ser en diciembre nadie planificaba nada para después de la consulta electoral y los que llegaban se encontraban el presupuesto pulido. Un grupo de fotógrafos conseguimos, tras reunirnos con el concejal Luis Rodríguez, de pésimo recuerdo, cambiarla a los años pares para evitar la problemática electoral. Pero en ese ínterin llegó Cosmopoética y arraso con un gran éxito y una financiación que nunca tuvo la Bienal. Además la nueva política era repartir el presupuesto entre todas la disciplinas. Desde entonces, entre los errores de todos, nuestra Bienal pasó de ser el único festival fotográfico al sur de Madrid a ser uno más de muchísimos y además depende de los años de incierta calidad.

No sé como será este año, ojalá que muy buena, pero me huele y me duele que con los retrasos y la crisis van a hacer una faena de aliño y hasta luego Lucas. Bueno como el que no se consuela es porque no quiere, los que tenemos memoria, aunque no pelo, podemos decir como Bogart en Casablanca: "Siempre nos quedará París" y recordaremos que un día Córdoba fue la capital española de la fotografía.

PD: Por cierto si se os ocurre buscar la web de la Bienal en Google no os confundáis, sale una página muy chula, pero es la de la Bienal de Córdoba Argentina.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ladis, centenario de un fotoperiodista

José Widen, pionero de la fotografía cordobesa.