El poder de los mercados

Rhein II, 1999 de Andreas Gursky, o la foto de los 4,3 millones de euros 

Me imagino que ya sabréis que Andreas Gursky ha vuelto a batir otro récord y de nuevo ostenta el título de la foto más cara del mundo. Como ya comenté en otro post, yo creo que los especuladores han entrado a saco en el mundo de la fotografía y se están poniendo las botas. Las comparaciones son odiosas pero no puedo evitar pensar en como esos mismo tipos nos están vapuleando en está ya interminable crisis económica.

Mientras la Fundación Cartier Bresson tiene que sacar a la venta en la casa de subastas Christie´s un centenar de copias del archivo del maestro francés para poder pagar la ampliación de su sede. Son obras clásicas de Bresson que se pueden adquirir a precios relativamente asequibles, desde 5.000€ hasta los 430.000€ necesarios para pujar por la inmortal instantánea del salto del circo Rayloswky.

Yo esperaba que me hubiera tocado el sorteo del 11.11.11 para poder pujar por el bueno de Henrri, es una cuestión de gusto y principios fotográficos, pero me he quedado con las ganas. No obstante, si tuviera 11 milloncejos en la cuenta del banco no hubiera cedido a la tiranía de los mercados. Por mucho que digan que las fotos del frío Andreas valen 4,3 millones de euros. A mi me dejan helado.

Así que me apañaré con mis libros del gran maestro francés y rajaré del disparate que es pagar esa millonada por una foto, por muy Gurky que sea. En fin, mi amigo Eduardo de Francisco suele decir que esto no le preocupa mientras los especuladores se dediquen a subir el valor de las fotos malas. Yo prefiero parafrasear al Ché y decir: Prefiero morir con un buen libro de Cartier en la mano, que vivir con una foto original de Gursky en casa.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ladis, centenario de un fotoperiodista

En busca de la foto más antigua de Córdoba.