Adios al genio impertinente



Esta noche se ha ido Jorge Rueda. Uno de los artistas andaluces más brillantes de los últimos 40 años. Jorge no era un fotógrafo fácil. Su obra es visceral y sincera con su forma de pensar. Aunque no gustaba a todos, tampoco dejaba indiferente. En el trato podía parecer hosco y cáustico. Pero cuando lo tratabas era un tipo muy alegre, tremendamente inteligente y que sabía como pocos de fotografía y de la vida. Consecuente con sus ideas, no cedía ni un milímetro en sus convicciones, aunque por ello perdiera una exposición o un libro.

Yo tuve la suerte de compartir algunos momentos con este genio irrepetible. Podría enumeraros su currículum, pero para mi Jorge era ese tipo capaz de rebatir una cita o una fecha de la historia de la fotografía a Yáñez Polo, dejar sin argumentos al mismísimo Fontcuberta o que su pepino volador fuera la portada de la exposición fotográfica española más importante que ha realizado el Reina Sofía.

Desde donde estés salud Jorge. No creo que allí te cambien. 
















Comentarios

  1. A pesar de nuestras desavenencias en el pasado cercano, lamento profundamente su falta. Nos queda su recuerdo, su personalidad y una obra que a todos, en algún momento, nos sirvió de acicate para nuestra trayectoria.

    ResponderEliminar
  2. A mi me ofreció su ayuda, darme clases a distancia, la misma imagen en el ordenador, un manos libres..No lo conocía, me parecía tierno, caústico, brusco, generoso..me dio miedo, se lo agradecí, me lo pensaré..ya no hay nada que pensar. Es la única persona con la que he chateado en mi vida, me mandó un correo ayudándome a seleccionar fotos para mi exposición,me mando mensajes dándome consejos,hasta su teléfono, que nunca he usado, luego me habló de mi gallinero de fotos, me dolió...Aun sigo sin creérmelo. Siento, siento..no lo puedo expresar con palabras...Yo en pocos meses sin conocernos nos hemos llevado bien y hemos tenido nuestras desavenencias, como dice Antonio. Era una persona de carácter fuerte y tierno a la vez. Adios Jorge y gracias

    ResponderEliminar
  3. Descansa, Jorge. Te mereces un descanso, de ti mismo y de todo este rocambolesco mundo que tanto temías. Y luego, en realidad el mundo no era tan malo, tan cochino o tan siniestro. Ramplón sí. Un rato.
    Esa manía tuya de alejarte de todo y de alejar de ti todo lo que querías nos distanció. Sólo aparentemente. Para quererte había que empeñarse a fondo y pasar por encima de ti. Pasar por encima de tu cadáver, como ahora quiero pasar yo para darte un abrazo, aunque te venga a trasmano y te joda.
    Nos veremos.

    Miguel Ángel Mendo - Yeti

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ladis, centenario de un fotoperiodista

José Widen, pionero de la fotografía cordobesa.