¿Os acordáis?

Hace unos días me dió la nostalgia cuando al entrar a buscar unos negativos al archivo del diario vi la vieja puerta giratoria del laboratorio y no me pude resistir a echar un vistazo al ya obsoleto cuarto oscuro. Estaba todo lleno de polvo: el minilab, los tanques, la ampliadora. Ha cambiado tanto todo y en tan poco tiempo. Por eso hoy os cuelgo el trabajo de dos colegas uno del norteamericano John Cyr que se ha dedicado a fotografiar las bateas de revelado de grandes fotógrafos y ha conseguido un trabajo realmente curioso, tanto por lo original como por lo minimalista.
De otro lado el fotógrafo gaditano Daniel Casares me sorprendió en su blog con este consejo retro y ya un poco difícil de cumplir:

"Coge tu cámara digital, las tarjetas, las baterías y el cargador y lo metes en un cajón bien cerrado. A continuación apagas el Mac y le echas por encima un paño amplio. Coges el portátil, los discos duros externos, los cables USB, tarjetas y baterías y las guardas en una caja junto al teléfono móvil y la agenda de clientes. Pon la caja en lo más alto del ropero o debajo de la cama. Bien guardada. Ahora agarra la cámara tradicional, la que ahora llaman analógica, la de toda la vida (la marca y el modelo da igual pero si es mecánica, de esas que usan enfoque manual, exposición manual y palanquita para pasar la película... mejor!!) Píllate una docena de rollos y un fotómetro de mano. El siguiente paso consiste en lanzar un dardo hacia un mapa mundi colocado a tres metros de ti. Busca por Internet el primer vuelo hacia ese lugar y lánzate al vacío sin pensarlo dos veces. Una vez aterrizado en ese lugar vuelve a disfrutar de la FOTOGRAFÍA en estado puro (olvídate de los trabajos comerciales que te esperan a la vuelta) Aquí sólo estáis tú y la cámara. NOTA: No lo intentéis hacer con una cámara digital. El procedimiento no es el mismo y la experiencia no sale. (RECOMENDACIÓN: Haced esto al menos una o dos veces al año. Os lo recomiendo efusivamente)".


Comentarios

  1. Hola A.J. como siempre que puedo me meto en los enlaces de los fotógrafos que nos propones en tu blog. Esta vez le ha tocado al de Daniel Casares y he podido comprobar mi teoría, de que no dudando de que es un buen fotógrafo, cuando me meto aver sus fotos y veo un tema tan cercano a nosotros como la semana santa es ahí donde puedo comparar a un fotógrafo con otro en temas que hayamos hecho en alguna ocación.
    Y tengo que decirte que las fotos de viajes guay pero lejanas y que cualquier fotógrafo medianamente bueno haría un buen trabajo en esos sitios exóticos; pero el de semana santa muy normalito, no mejor del que hacemos todos los años a mil por hora como vamos en nuestro trabajo.
    Rafael Carmona.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón Rafa. A todos nos impacta mucho una foto de viajes exótica. Pero siempre he pensado que, al menos para mi, era mucho más difícil realizar una buena foto de un tema local. Todos hemos fotografiado miles de veces Medina Azahara, la Mezquita o la semana santa y cuando hacemos algo bueno no le damos importancia. Lo tenemos muy trillado, pero cuando ves el trabajo de algún compañero foráneo te das cuenta que no debemos ser muy malos cuando el nível en el mejor de los casos es similar al nuestro.
    Por ello en los últimos años he dedicado mis trabajos personales a temas locales intentanto dignifircar la visión fotográfica desde lo local y más allá de tópico catetos y provincianos.
    No obstante, sinceramente muchas veces me pregunto si lo consigo.
    A pesar de todo a mi me gusto mucho el trabajo del rodeo de Daniel.

    ResponderEliminar
  3. No, no estoy de acuerdo en absoluto con Carmona. He sido alumno de Casares en algunos de los talleres que imparte y me consta que tiene un material fotográficamente riquísimo sin salir de su provincia, Cádiz. La foto que enlazo aquí abajo:

    http://colorhumano.carbonmade.com/projects/2932172#14

    tiene una luz magistral, un tratamiento de la luz muy por encima de los trabajos que he podido ver del señor del primer comentario. Y la foto que sigue a ese portfolio, justo la siguiente me parece brutal. No voy a defender la obra de Daniel puesto que pienso que ella se defiende solita, pero aportaré algunos datos sobre estas fotos en cuestión (cuando Daniel lea todo esto me matará, pero no me puedo callar) Todas están realizadas con película Velvia, es decir con una latitud de exposición muy corta, aquí no hay lugar a error, con una Leica M6 totalmente manual, lejos de la herramienta que usa el fotógrafo comentarista, con sus automatismos y autofocus, y sin "San RAW que te salve la exposición", y para más inri (ya que estamos en fotos de Semana Santa) las fotos estás reveladas de manera artesanal en un tanque de revelado Paterson en la casa del fotógrafo por el poceso E-6, (termómetro en mano y esas cosas). Vamos, que sé de más de uno que se llegará a morir sin saber cómo se hace eso.

    Antonio Jesús, enhorabuena por tu blog,de cabo a rabo!

    ResponderEliminar
  4. Antes que nada Miguel muchas gracias por tus palabras y el tiempo para darnos tu opinión.
    Por otro lado yo siempre he sido muy crítico y dogmático, pero la edad te da otra forma de ver todo.
    Y me parece tan alucinante quien aún revela un rollo de velvia como quien se tira dos horas en el cámara raw sacando todo el partido a una foto digital.
    Lo importante para mi es seguir alucinando con las fotos y compartir opiniones diferentes a las mías.
    Un abrazo.
    AJ

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ladis, centenario de un fotoperiodista

José Widen, pionero de la fotografía cordobesa.