5 de Septiembre de 1936


Muchos recordaréis lo pesado que me puse hace dos años con el 75 aniversario de la mítica foto de Robert Capa del Miliciano Abatido. No se trata de recordarlo todos los años, pero aprovechando la aparición de las últimas fotos de la Maleta Mexicana, los descubrimientos de José Manuel Serrano Esparza con instantáneas de los dos fotógrafos en distintas publicaciones de la época y mi mejora en el manejo del Premiere, me he entretenido en rehacer el vídeo de las imágenes con las fotografías cordobesas de Capa y Taro. Como son muchas, he realizado una selección con las que más me gustan de todos los reportajes realizados en las localidades cordobesas: Cerro Muriano, El Vacar, Espejo, Valsequillo, Valenzuela y La Granjuela.

Ya de paso he aprovechado y he ordenado mis canales de vídeos en la red que eran un caos y he creado un canal específico, Fototeca Corduba, para agrupar todos mis vídeos relacionados con la historia de la fotografía y mi colección de fotografía antigua en You Tube, mientras que he dejado Vimeo para los de mis fotos.


Comentarios

  1. Gracias, Jesús Antonio, por tus a mi entender acertadas palabras con las que corroboras la enorme trascendencia de lo realizado por Capa y Gerda Taro en Andalucía durante 1936 y 1937, en muy distintos pueblos y momentos.

    Si a los pueblos que mencionas se suma el viaje de Capa a Sevilla en 1935 encargado por Simon Guttmann y Henri Daniel y la cobertura por Capa y Gerda Taro de la huida de refugiados de Málaga a Almería en Febrero de 1937, los hechos demuestran con rotundidad que lo ocurrido en Espejo no llega ni al 2% del total de las fotografías hachas por Capa y Gerda Taro en Andalucía.

    En otro orden de cosas, el hallazgo de nuevas fotografías y ubicaciones durante 2010, 2011, 2012 y 2013 con respecto a la intervención de Robert Capa y Gerda Taro en Cerro Muriano, demuestran sin ningún género de dudas que ambos arriesgaron sus vidas el 5 de Septiembre de 1936 para poder hacer las fotos, algunas de ellas muy dramáticas, de milicianos siendo arengados antes del combate, así como de refugiados que huían del pueblo en dirección hacia la estación de tren de Obejo y El Vacar.

    Y además, la cantidad de fotografías hechas el 5 de Septiembre por Capa y Taro en Cerro Muriano (la mayor parte son obra de Capa debido a que llevaba dos Leicas cada una con 36 disparos, mientras que Gerda Taro llevaba una Rolleiflex de formato medio 6 x 6 cm con 12 disparos) ha aumentado a prácticamente el doble.

    También es en mi opinión de agradecer el hecho de que con un tema de tanta importancia como éste hayas estado al pie del cañón sin afán de protagonismo alguno, sino claramente con la sana intención de comentar y compartir el interés y pasión por la grandeza de esta historia, tanto en lo fotográfico como en lo humano, y de dar a tu tierra el protagonismo que merece con respecto a Capa y Gerda Taro, que por increíble que pueda parecer aumenta más y más cada día .

    En estos momentos, puede afirmarse sin ambages que tanto el reportaje de la arenga como el de los refugiados que huyen del bombardeo franquista de Cerro Muriano el 5 de Septiembre de 1936, constituyen dos de las cimas en la historia del fotoperiodismo mundial.

    Y el momento presente en el que nos hallamos en este ámbito es fruto del esfuerzo de muchos años de varias personas de España y otros países que han compartido la pasión e interés por dos fotógrafos que se jugaron el pellejo con frecuencia para plasmar la Guerra Civil Española y por unos acontecimientos que aunque ocurrieron hace nada menos que 77 años, no han dejado de asombrarnos ni un instante y siguen generando permanente información y actualidad, desde que Francisco Moreno Gómez iniciara su estudio sobre la Guerra Civil en Córdoba a principios de los años ochenta y lanzara al mercado su libro La Guerra Civil en Córdoba de editorial Alpuerto en 1985.

    Muy interesante también en mi opinión el video sobre fotógrafos españoles como Centelles (en mi opinión claramente el referente de los fotoperiodistas que cubrieron la Guerra Civil Española junto con David Seymour Chim y Capa, además de ser un dominador de todas las fases de producción de la imagen y acreditar una enorme versatilidad tanto usando Leica de 35 mm y distintas ópticas como cámaras de mayor formato), Brangulí, Campúa, Díaz Casariego, Alfonso y Marín, Santos, etc, que desde los años viente tuvieron una gran importancia y el gran mérito añadido de que muchos de ellos se iniciaron con grandes y pesadas cámaras de placas y efectivamente, con frecuencia trabajaron con muy pocos medios; todo ello, sin olvidar a los hermanos Mayo, Kati Horna, Juan Guzmán, etc.

    Perdona que he visto tarde tu entrada.

    Un cordial saludo,

    José Manuel Serrano Esparza

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ladis, centenario de un fotoperiodista

José Widen, pionero de la fotografía cordobesa.