Un flamenco, naturalmente

Una de las cosas buenas que tiene mi trabajo es que te mandan a hacer una foto de un camino y vas y te encuentras con otra foto. En este caso una bandada de flamencos en una arenera junto a la ciudad. Así que imaginaros la escena. Aparco la moto en mitad de un llano e intento no hacer ruido para no espantar a los bichos y claro cuando llevo andados 20 metros las aves hacen lo que mejor saben hacer, salir volando. Fotografío lo que puedo mientras salen pintando e iluso de mi me quedo allí esperando casi 45 minutos a ver si les da por volver, pero sin poder ponerme a la sombra porque no hay ni un sólo árbol en un kilómetros a la redonda. Pero cuando lo hacen el bicho soy yo y muy grande por lo que me ven a kilómetros y antes de hacercarse dan media vuelta. Así que cuando ya no puedo esperar más, porque llegaba tarde a la siguiente foto, salí por patas y los flamencos seguro que se reirían de mi. Una experiencia más para admirar aún más a los compañeros que hacen fotografía de animales salvajes y su paciencia infinita. 









Comentarios

  1. Preciosas!!! Llevan tiempo aquí. Una noche pasaron volando por encima del patio de mi casa. Enhorabuena crack!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ladis, centenario de un fotoperiodista

José Widen, pionero de la fotografía cordobesa.