Luzboa

Alfama, 2012


Bueno llevo unos días más perdido que el barco del arroz con la vuelta al cole y a la rutina de un nuevo curso. No sé si alguna vez lo he comentado, pero siempre me ha parecido que el fin del verano está más cerca a un fin de un ciclo que el propio fin de año. Por eso este primer post del nuevo año comienza con algunas novedades, como esta recopilación de fotos de una de las ciudades más hermosas y con la luz más maravillosa del mundo: Lisboa. El otro cambio es el soporte, ya que me he cambiado de web para colgar los pdfs al pasarme a Calemeo, donde el amigo Antonio Cabello hace lo propio con sus revistas de Arte Fotográfico con un excelente resultado. Este servidor, además de ser gratis, tener página en castellano y proporcionar unas prestaciones parecidas a Issuu, permite ver los documentos en las plataformas IOS, es decir Aifon y Aipad. Una de mis últimas obsesiones ya que con el peso de estos aparatos o te adaptas a ellos o poco a poco cada vez te verá menos gente.
 
Valor y al toro, a ver que os parecen las fotos, porque me he salido un poco de mi estilo y ni yo veo muy claro el resultado, ya me contaréis.



Comentarios

  1. Pues no sé bien a que te refieres con salirte de tu estilo, ¿quizás te refieres al blanco y negro?
    Bueno, opino que la selección de las imágenes ha quedado muy homogénea pues por la luz, algo que parece ser que es lo que más te ha llamado la atención de Lisboa, me atrevería a decir que has elegido horas del día similares para las imágenes del reportaje (seguramente atardeceres), y a mí me parece un acierto. Es la luz que todo fotógrafo debe buscar, o bien ese binomio que tan bien funciona y que tanto nos cuesta a muchos: madrugar-fotografía.
    Ah, y perdona por el tuteo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ladis, centenario de un fotoperiodista

José Widen, pionero de la fotografía cordobesa.