Tremendo susto

Así quedó este viernes la moto de Juan Algar cuando se dirigía a trabajar y un camión decidió no verlo cuando esperaba un semáforo en rojo. Es un auténtico milagro que casi no le haya pasado nada, sólo unas magulladuras y el fuerte golpe. Y es que muchas veces no somos conscientes de lo frágiles que somos los fotógrafos de prensa encima de una moto.
Así que cuidadín y ánimo Juan.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ladis, centenario de un fotoperiodista

En busca de la foto más antigua de Córdoba.

El archivo Garzón online.