De Launay 1854, pionero de la fotografía cordobesa.


Bailarina, Sevilla 1851. Alphose De Launay.

Alphonse De Launay (La Mancha 1827 - Normandía 1906), o Delaunay como en ocasiones el mismo escribía, es un autor recientemente descubierto en 2007, cuando sus descendientes sacaron a subasta todo su legado. Hasta entonces su escasa obra conocida se hallaba sin firma y con la numeración del taller de su maestro, el gran fotógrafo francés Gustave Le Gray. Por ello su trabajo había sido confundido con la obra de su profesor y de otros de sus alumnos. Alphonse fue un personaje muy polifacético: abogado, autor teatral, pintor, editor, humorista, fotógrafo y sobre todo viajero. Según su biógrafo, Alex Novak, viajó a España en dos ocasiones. En 1851 se centra en Sevilla donde realiza un impresionante conjunto de medio centenar de  retratos de tipos de un fuerte carácter etnográfico. Entre ellos merece destacar un bellísimo retrato lleno de movimiento y sensualidad de una bailarina muy alejado de la estética aflamencada. 


Vista sur de E.K.Tenison, 1852.
Puente y Mezquita, 1854. Alphonse De Launay.


Camino de Argelia en 1854, Launay realiza su segundo viaje a España y en él capta la mayoría de sus fotografías monumentales, que además de Sevilla incluye las localidades de Granada, Toledo, Madrid, Burgos, Valladolid, Segovia y Córdoba. Un dato que lo convierte tras Edward King Tenison en el segundo fotógrafo más antiguo del que conservamos fotografías de Córdoba datadas de forma fidedigna. 


Su única imagen conocida de la ciudad, una preciosa copia a la sal obtenida de un caloptipo, aparece bajo el título de Puente y Mezquita, Granada 1854 y ha salido a la luz este año dentro de la exposición El mundo del revés, el calotipo en España, organizada por el Museo de la Universidad de Navarra. Aunque al examinar la imagen es muy fácil apreciar que se trata de una vista panorámica de la ciudad a orillas del Guadalquivir. Esta imagen tiene como motivo el clásico panorama de Córdoba. Sin embargo, Alphonse muestra una composición mucho más equilibrada que la conocida toma del aristócrata británico-irlandés E.K. Tenison. El fotógrafo francés obvia en su encuadre la torre de la Calahorra y opta de forma muy novedosa por realizar su vista desde la orilla de Miraflores. Una toma donde el puente Romano y el Guadalquivir cobran casi todo el protagonismo, aunque sin relegar a la Mezquita Catedral, que gana presencia desde este ángulo en relación a la imagen del británico. Sin duda, se trata de una hermosa fotografía de la ciudad pero que no creará precedente en autores posteriores quienes, con pequeñas modificaciones, optarán por el encuadre de Tenison realizado frente al molino de San Antonio en unas ocasiones incluyendo la torre de la Calahorra, en un ángulo más cerrado, y en otras sin ella, en una panorámica que da más protagonismo a los molinos del río. 

La fotografía se encuentra en una colección privada de Madrid y por desgracia no he podido acceder a una copia digital de calidad. Por ello la escasa definición de la imagen, que es una reproducción del catálogo. De todas formas es una gran noticia que viene a engrosar el rico patrimonio fotográfico cordobés, no siempre bien tratado en nuestra ciudad.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Ladis, centenario de un fotoperiodista

En busca de la foto más antigua de Córdoba.