Grandeza.


A lo largo de los años y gracias a mi trabajo he tenido la suerte de conocer a grandes personajes de la política, la cultura o el deporte. Bien es cierto que no soy mitómano, pero cuando los tratas, que no conocerlos, muchos te defraudan por sus aires de grandeza, su egolatría o simplemente por su mala educación. Cuando no es así y el personaje además de una personalidad es una gran persona te desarmas y das gracias por poder fotografiar gente GRANDE.

El mundo de la fotografía creo que es aún peor, ya que los egos parecen que los repartan con la cámara y cualquiera que ha hecho cuatro fotos se cree un Willian Klein o un Robert Frank. Eso si, sin tener ni puta idea de quién son. Sin embargo, hoy he tenido la suerte de conocer a un@ de l@s más grandes fotograf@s de todos los tiempos de este país. Se trata de mi admirada Cristina García Rodero, quien ha venido a un visionado de portafolios de la Bienal. Por desgracia, por el trabajo sólo he podido compartir dos horas de su maestría y conocimientos de toda una vida dedicada al mundo de la fotografía. Pero con un minuto me ha bastado para reconocer que su menudo cuerpo, además de albergar a una grandísima fotógrafa, contiene a una gran persona. Sencilla, cercana, humilde, generosa, didáctica, asequible y abierta. Un lujo para los 12 fotógrafos que hemos acudido al visionado, a los que nos ha orientado con nuestros trabajos, nos ha firmado libros y no ha faltado la sesión de selfies con la más encantadora de las sonrisas. 

Desde hoy puedo afirmar que grandeza se escribe se con G de García Rodero.


Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ladis, centenario de un fotoperiodista

En busca de la foto más antigua de Córdoba.