Cuando la luz conoció a la sombra. Microvídeos.




Más o menos llevo dos años de pelea con el vídeo. Fotógrafo por convicción desde siempre, este medio me está enganchando cada vez más. Pero entre mis limitaciones formativas, el poco tiempo para practicarlo y los limitados medios con los que cuento para afrontarlo con un mínimo de garantías, la verdad es que se está convirtiendo en un calvario su práctica.

Hace días se me ocurrió una serie de pequeñísimos cortos totalmente visuales de apenas un minuto. Pero todo se ha vuelto a torcer, el ordenador que no tira, que luego se rompe y la duda de si cambiar o no a la marca de la manzana, me han tenido las últimas semanas más pendiente del sistema operativo, de discos duros y software que del blog y el editor de vídeo. Y como soy un fuguillas, anoche, ya no pude más y con el mismo editor de la ventana monté mi primer microvídeo. No está perfecto, lo sé, pero, y creo que no es una excusa, la imagen en este caso es más importante que la técnica de edición. Ya me diréis si es verdad y lo he conseguido.

Comentarios

  1. En mi modesta opinión, la escena me pide ausencia de público, imagino que será casi imposible hacer coincidir la luz adecuada y el paso del público. Juzgar lo que los demás hacen siempre me parece una atrevimiento, así que sólo es una opinión de observador que piensa que el motivo y el escenario principal, a falta de saber cual es la idea original o de partida del autor, podían llegar a mejor término con una mayor abstracción sólo con los elementos geométricos y minimalistas y sin la presencia humana. Pero posiblemente no era esa tu idea. Me gusta en cualquier caso junto con la música empleada.

    ResponderEliminar
  2. Tan bien la hice Manolo, pero me gusta el contraste entre abstracción y realidad, música y ruido ambiente. La editaré. Gracias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ladis, centenario de un fotoperiodista

En busca de la foto más antigua de Córdoba.