Fotografía, tu nombre es fragilidad

No, hoy no estoy poeta, más bien un tanto deprimido. Después de estar más de un mes estudiando los deterioros y debilidades de casi todas las formas fotográficas puedo certificar que me he tirado casi treinta años haciendo todo lo que hay que hacer para maltratar mis fotos. Y eso que siempre consideré que era cuidadoso con mi archivo. Ahora sé que una fotografía es uno de los materiales más frágiles creados por el hombre. Algo que casi nadie es consciente y por mi experiencia los fotógrafos quizás seamos los más inconscientes. 
Y no os estoy hablando de la debilidad de un papel a la sal o de un daguerrotipo, que auque lo son, esos materiales si han pervivido más de 150 años, sino de nuestra copias y negativos que seguramente no duraran más allá de unas décadas con suerte. Porque hemos archivado nuestros negativos y diapositivas en hojas o álbumes de PVC, autenticas bombas de relojería química. Por no hablar de la fotografía digital, que ya ni os cuento, porque a todos os habrá pasado ir a echar mano de un cd o un dvd de hace 5 años y el lector de discos te dice: "wrong disc", y has perdido cientos de fotos.

Porque mucho estudiar técnica, composición, iluminación o yo que sé que mil cosas más, pero en ninguna escuela te hablan de la debilidad de las copias a color cromógenas, fotografías que en USA le han costado a más de un fotógrafo demandas e indemnizaciones de sus clientes, porque unos años después las fotos de la boda se habían descolorido, o de lo que retienen los residuos del revelado el papel polinetizado en blanco y negro, o de que es fundamental evitar los cambios bruscos de temperatura y humedad a tu archivo o simplemente de que no apiles muchas fotografías porque el aglutinante de gelatina de las copias se van a ir a la mierda.

Así que si alguien quiere saber un poquito más aquí os dejo las webs de mis dos profes, unos auténticos genios formados en Estados Unidos en la George Eastman House, y que conste que no es peloteo que ya me han puesto las notas, Angel Fuentes de Cía y Luis Pavao, quizá nada conocidos en el mundo de los fotógrafos, pero unas eminencias de prestigio internacional. 

Y ahora, a mi me toca afrontar remodelar mi archivo, adquirir materiales de conservación y poco a poco, en unos años con suerte, reacondicionar todas mis fotos. 


Vieja copia polinetizada del año 1994 afectada ya por daño por sulfuración.

Comentarios

  1. Gracias por tus enlaces de esos magníficos especialistas en conservación,hace unos años Manuel Falces me regalo una joyita que publico el CAF de tu profesor Luis Paväo "Conservación de colecciones fotograficas".Creo que es necesario una buena educación sobre estos aspectos y la creación de nuevos especialistas en estas materias que trabajen cuanto antes en la recuperación y puesta en valor de los innumerables archivos que día a día se están perdiendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente Luis un gran libro que debería estar en las bibliotecas de todos los amantes de la fotografía y creo que el único editado en castellano en nuestro país.

      Eliminar
  2. Creo que hablais en chino, los fotógrafos de la actualidad sólo conciben su obra virtualmente, y por tanto no piensan que su fotografía se materialice en algo físico que haya que conservar. Son los tiempos que corren, rápido, mostrar fotos y tirarlas a la basura a continuación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces Manolo ya nadie saca fotos en 10x15 de sus niños, o las parejas no se hacen álbumes o copias para enmarcar los aficionados no copian su mejor foto? Por no hablar de todas esas fotos antiguas y familiares que conservamos en cualquier lugar.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ladis, centenario de un fotoperiodista

José Widen, pionero de la fotografía cordobesa.