jueves, 2 de mayo de 2013

Regreso al pasado 2

Ante la apisonadora de la fotografía digital es agradable ver como algunos fotógrafos siguen fieles a la película, el tanque de revelado y la ampliadora. Pero lo que es llamativo es encontrar autores que en pleno siglo XXI trabajen con emulsiones del siglo XIX, como los norteamericanos Harry Taylor e Ian Ruther. Ambos trabajan con la técnica del ferrotipo o lo que es lo mismo colodión sobre latón, hoy sobre cualquier aleación de metal. Esta emulsión, llamada también en su época el daguerrotipo de los pobres, proporciona un positivo único que se caracteriza por una gama tonal con la ausencia total del blanco ya que el soporte metálico y una capa de tintura negra lo impiden, proporcionando una estética inconfundible. Es una maravilla ver estos vídeos donde se ve como trabajan estos procesos centenarios para conseguir unas hermosas obras. 
Quizás en estos tiempos en los que es tan fácil hacer fotos, volver a los orígenes sea la forma de destacar sin que te puedan copiar. 



  
  


No hay comentarios:

Publicar un comentario